"Policarpa Salavarrieta" Anónimo, ca. 1900.
"Policarpa Salavarrieta" Anónimo, ca. 1900. Museo Nacional de Colombia. Reg. 3811
aaa

Literatura en tiempos de libertad

Como corresponde a un período convulsionado y de grandes episodios históricos, la literatura de la Independencia expresa a cabalidad los sentimientos que estremecían el alma de los hombres en aquellos momentos. La mayor parte de ella persiguió una intención política inmediata: zaherir, denostar, envilecer al odiado adversario; glorificar, divinizar, inmortalizar al caudillo y al héroe amado.

No existieron términos medios: la tragedia y el drama dominaron el escenario, se improvisaba al ritmo de los sucesos, abundaron los versos anónimos, floreció el diálogo cargado de ironía y alusiones políticas. 

El de la Independencia se ha considerado como un período de transición entre el Neoclásico y el Romanticismo. Romanticismo incipiente, por supuesto: glorificación de la naturaleza americana, exaltación de la lucha por la libertad, canto a los héroes y expresión de sentimientos apasionados.

El colombiano José Fernández Madrid nos anticipa con su Atala el tema del buen salvaje, uno de los motivos paradigmáticos del Romanticismo. Los españoles Manuel José Quintana y Juan Meléndez Valdés, cantores neoclásicos de sucesos cívicos y patrióticos, brindaron el modelo poético del momento. El preceptista Boileau, sumo pontífice del buen gusto literario, fue traducido y editado en Bogotá en medio del conflicto.

Autor: Gonzalo España, profesor de literatura y escritor de novelas históricas. Su último libro, que trata historias militares del periodo de la Independencia, se titula El soldado que vino de la niebla.

Asistente de investigación: Juan David Hernández

Contenidos

Manifestaciones tempranas
Teatro en época de convulsiones
Dos crónicas esenciales 
Diálogos e ironía política 
El idioma como garantía de la Independencia
El titubeante andar de los libros
El tema femenino
Poesía a granel: culta, improvisada, de combate
Bibliografía