Inicio de sesión
compartir
Inicio > actividades > noticias > en-la-bnc > bri-una-apuesta-por-la-lectura-escritura-oralidad-en-el-campo-colombiano
Bibliotecas rurales itinerantes, tres años de una apuesta por la lectura, la escritura y la oralidad en el campo colombiano
Biblioteca Nacional de Colombia
30/04/2022
  • El Programa Nacional de Bibliotecas Itinerantes (PNBI) es una iniciativa del Ministerio de Cultura que surge en el marco del Plan Nacional de Lectura Escritura y Oralidad "Leer es mi cuento", liderado por la Red Nacional de Bibliotecas Públicas (RNBP), en cabeza de la Biblioteca Nacional de Colombia. 

  • En el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, Pacto por Colombia, pacto por la equidad se definió la meta de convocar a 600 bibliotecas públicas de la RNBP para implementar el Programa Nacional de Bibliotecas Itinerantes, como parte de los servicios de extensión bibliotecaria a comunidades rurales. 

  • Desde el 2019, 1.288 mediadores de las zonas rurales han recibido acompañamiento y formación por parte de la RNBP. Nueve de estos líderes comunitarios conversaron con el viceministro de Fomento Regional y Patrimonio, José Ignacio Argote, en FILBo.  

Bogotá D.C., 29 de abril de 2022. "La biblioteca es una vecina en el territorio, es como si fuera amiga de todos", dice Juan Giraldo, de la vereda Santa Rita de Anzoátegui (Tolima), para referirse a la Biblioteca Rural Itinerante 'Uniendo memorias', que llegó en 2019 a su vereda y que ha permitido, desde entonces, contribuir con la recuperación de la memoria y las tradiciones de su pueblo, la dinamización del territorio y el encuentro de la comunidad alrededor de los libros, las películas y la conversación. 

Él es un apasionado de la lectura y las expresiones culturales y por eso resultó ser uno de los 1.288 mediadores que se vincularon a las acciones de acompañamiento y formación que entre 2019 y 2021 realizó el Programa Nacional de Bibliotecas Itinerantes, liderado por la Red Nacional de Bibliotecas Públicas (RNBP).  

IMG_0332_ff.jpg"Llevar las bibliotecas a la ruralidad no es solo llevar libros, sino entregar un ecosistema que permite recuperar saberes, hacer memoria", señaló el viceministro de Fomento Regional y Patrimonio, del Ministerio de Cultura, José Ignacio Argote, destacando las propiedades del programa para beneficiar a las veredas y resguardos colombianos.     

"Los adultos mayores son como una biblioteca andante, y los jóvenes servimos de archivadores de ese conocimiento" 

Este viernes 29 de abril, Giraldo participó junto a ocho mediadores de diversas regiones del país, en un encuentro para relatar y compartir sus experiencias con el público asistente a la Feria Internacional del Libro de Bogotá, FilBo, y discutir sobre la importancia de construir de la mano del territorio las políticas públicas en torno a la lectura, la escritura y la oralidad. 

"La BRI ha sido como un renacer de nuestra vereda. Cuando llegó, empezamos de nuevo a reunirnos y creamos las ollas comunitarias, que llamamos el Fogón del Saber, para conversar y recuperar nuestras costumbres", comentó Bleidys Paola Navarro, mediadora de la Bilbioteca Rural Itinerante de la vereda La Arena, de Chivolo (Magdalena).   

Como ella y como Juan, estos mediadores son líderes de sus comunidades, personas que en su cotidianidad trabajan la tierra, cuidan del hogar, están en la escuela, son maestros, gestores culturales, sabedores de las comunidades o son líderes comunitarios en comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes de 30 departamentos del país, a donde ha llegado el Programa. 

En ese sentido, Diana Patricia Restrepo, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia (BNC), destaca que "el éxito del Programa está en el vínculo que hemos establecido con los mediadores. Ellos son quienes proponen y lideran en sus comunidades las iniciativas y programas que se desarrollan desde las BRI para garantizar que a los territorios apartados de nuestro país lleguen los servicios bibliotecarios a través del del servicio de extensión bibliotecaria de las bibliotecas públicas pertenecientes a la RNBP".   

Juan, por ejemplo, es caficultor, y ha sido parte activa de la puesta en marcha de las estrategias de itinerancia que la comunidad de la vereda Santa Rita de su municipio ha diseñado y propuesto de forma colectiva. Allí, "los adultos mayores son como la biblioteca andante porque tienen su tradición oral. Nosotros, los más jóvenes, recogemos testimonios y hacemos videos o textos y así servimos de archivadores de ese conocimiento", dice.  

IMG_0381_.jpg

Las BRI son bibliotecas sin muros 

Con el Plan Nacional de Lectura, Escritura y Oralidad "Leer es mi cuento", hay 600 nuevas experiencias como estas en todo el territorio nacional. Las BRI se conciben como un proceso colectivo, colaborativo y en movimiento que se construye con el propósito de encontrarse a crear y fortalecer los lazos comunitarios desde la palabra, la memoria, los conocimientos locales y las identidades rurales de Colombia. Son como bibliotecas sin muros que recorren los territorios para llegar hasta la gente.  

La Biblioteca Rural Itinerante –BRI- llega a cada comunidad con una maleta de recursos bibliográficos, de tecnología, material didáctico y metodológico conformada por una colección bibliográfica con enfoque en la ruralidad, con materiales impresos y digitales– en diferentes áreas del conocimiento y géneros literarios, un kit de producción y circulación de contenidos locales, grabadora, computador, video beam (para proyección de películas), micrófono y tabletas electrónicas, entre otros recursos.  

Además, el Programa tiene un componente denominado "Libros en el hogar", que busca promover los espacios de lectura en familia y así se fortalecen también las Bibliotecas Rurales Itinerantes desde el centro del hogar, alrededor de la palabra compartida, las tradiciones y el intercambio de saberes desde el encuentro intergeneracional.  

En estos últimos cuatro años se han entregado 37.650 ejemplares de la serie "Leer es mi cuento", del Ministerio de Cultura, a los hogares de las comunidades rurales, así como otras colecciones que incluyen libros locales, de poesía, literatura y oficios. Para el mediador de Anzóategui, "el material es preciso, es el adecuado porque los contenidos están pensados para el campo y eso ayuda a motivar la identidad local, al tiempo que permite conocer diferentes culturas de la ruralidad en Colombia".  

Esta y otras experiencias fueron compartidas a través de un conversatorio moderado por el viceministro de Fomento Regional y Patrimonio, José Ignacio Argote, en donde participaron nueve mediadores rurales de Magdalena, Santander, Tolima, Casanare, Norte de Santander, Boyacá, Putumayo, Cundinamarca y Huila, y en el que se reconocieron los logros, impacto y retos del Programa Nacional de Bibliotecas Itinerantes, que desde hace tres años transita por los caminos, el pensamiento y la palabra en la ruralidad colombiana a través de esta apuesta del Ministerio de Cultura, en el marco del Plan Nacional de Lectura, Escritura y Oralidad "Leer es mi cuento".